La Ley Orgánica 212006, de 3 de mayo, de Educación (LOE), establece que uno de los principios en los que se inspira el sistema educativo español es entender la educación como una herramienta para la prevención de conflictos y la resolución pacífica de los mismos, así como para desarrollar la no violencia en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, y en especial en el del acoso escolar.

Durante el curso académico 2015-2016, el centro ha solicitado la participación en el programa.

Los principales objetivos de este programa son:

- Acercar la Justicia a los centros educativos de la Región de Murcia.

- Visitar las dependencias judiciales y presenciar en directo un juicio real sobre temáticas adecuadas a la edad del alumnado, siempre y cuando sea posible.

- Ofrecer a los centros educativos una herramienta más de carácter preventivo que promueva el significado del valor de la Justicia en un
Estado de Derecho.

- Contribuir a la mejora de la convivencia mediante el desarrollo del diálogo, el consenso y la promoción de experiencias en justicia restaurativa: fundamentada en la reparación de los daños ocasionados.

- Potenciar la figura de juez de paz educativo en los centros docentes.

- Crear un mejor clima de convivencia social, formando ciudadanos responsables, con conocimientos y habilidades que les capaciten para la resolución de problemas en cada comunidad educativa.

El centro participará en la modalidad A del programa que consiste en implantar el Proyecto "Juez de Paz Educativo".

El Proyecto "Juez de Paz Educativo" es una iniciativa singular donde varios alumnos asumen la función de conciliadores o mediadores de conflictos mediante la participación, el consenso y la reparación de los daños ocasionados, fomentando un clima de convivencia que favorezca la prevención.

El Proyecto tiene por objetivo ofrecer una herramienta de carácter preventivo que promueva el significado del valor de la Justicia en un Estado de Derecho. De este modo, se contribuye a la mejora de la convivencia mediante el desarrollo del diálogo, el consenso y la promoción de experiencias en justicia restaurativa; fundamentada en la reparación de los daños ocasionados y creando un mejor clima de convivencia social, formando ciudadanos responsables, con conocimientos y habilidades que les capaciten para la resolución de problemas en cada comunidad educativa.

La figura del Juez de Paz Educativo trabajará en dos vertientes, por un lado, la prevención y, por otro, la justicia restaurativa desde el alumnado (entre iguales). Con ello se consigue que las partes no sólo lleguen a un acuerdo sobre sus diferencias, sino que se implican y colaboran en la resolución del problema.